Como hacer pizza en casa

 

La pizza italiana se ha hecho famosa y es un plato que los italianos dominan a perfección.  La versión estadounidense también gusta mucho, como se ve reflejado en la extensión de varias cadenas de comida que vinieron en los años 80 y están para quedarse.

 

No es tan difícil preparar una pizza sabrosa en casa, que puede llegar a superar a los productos congelados por mucho, porque tienen la ventaja que se pueden hacer al propio gusto con muchos ingredientes.

 

Las pizzas se conocen en Italia desde el siglo 19, algunas versiones anteriores también se conocían.  Es el país con más tradición de pizzas, será por eso que siguen siendo maestros en hacerlas.

 

Un factor muy importante en la elaboración de la pizza y su calidad es el horno.  Los mejores resultados se obtienen cuando el horno llega a tener temperaturas de por lo menos 400º C y hasta 500º C, en estos hornos la pizza se cuece en pocos minutos.

 

En Italia esta necesidad fue el origen de un oficio propio, del pizzaiolo, que es quién elabora pizzas y les cuece en su horno.

 

La primera vez que se ofrecía una pizza entera sucedió en Nápoles en el año 1830.  En este lugar todavía sirven pizzas hoy en día, es la pizzería más antigua.

 

Antes a esa fecha, las pizzas se preparaban en cada hogar y se llevaban al panadero, donde todo el pueblo llevaba sus comidas que necesitaban hornear.

 

En casa no disponemos de un horno que pueda cocinar con estas temperaturas tan altas, pero aún así podemos conseguir unas pizzas muy sabrosas.

 

La masa más adecuada se hace con levadura.  Una receta básica es la siguiente, para una bandeja de horno:

 

450 g harina
1 TL sal
20 g levadura fresca
190 ml agua templada
2 cucharas grandes de aceite de oliva

La harina se pone en un recipiente grande, se hace un agujero en medio, se mete la levadura en trozos pequeños y se añade un poco de agua.  Así se deja unos 15 minutos para que la levadura empiece a trabajar.

 

Ahora se añade el resto del agua, el aceite y la sal y se trabaja la masa hasta que ya no se pegue en las manos.  

 

Se deja la masa una hora en un sitio templado hasta que haya alcanzado el tamaño doble.  Después se puede extender en la bandeja de horno.

 

Para el tomate que se extiende sobre la masa, se puede usar puré de tomate en lata y añadir especias, o hacer un sofrito de tomate.

 

Una receta básica para sofrito se hace con un kilo de tomate sin piel troceado, sal, pimienta, un diente de ajo, aceite de oliva y se deja cocer unos diez minutos.  Una cuchara pequeña de miel o azúcar le quita la acidez a los tomates.  Antes de extender el tomate sobre la pizza, la salsa debe haberse enfriado un poco.

 

Los ingredientes que se ponen en la pizza pueden ser muy variados, los más populares son champiñones, jamón, salami, maíz, cebolla, alcachofas, aceitunas y atún.  Cuanto menos agua pierdan los ingredientes, mejor, porque si se acumula mucha agua, la masa no se hace bien y puede quedarse muy blanda.  

 

El queso que se usa debe fundirse bien, la variedad más usada es el queso mozzarella.

 

La pizza se hornea unos 15-20 minutos, los primeros 5 minutos a la temperatura máxima, después a 200º C hasta que el queso esté dorado y fundido.

 

Como hacer una pizza en casa. 

 

Pizza,'hacer pizza','pizza casera',receta,ingredientes,tomate,Italia,alimentos,comer,cocinar,horno,comida,gusto,sabor,masa

 

Cookies erleichtern die Bereitstellung unserer Dienste. Mit der Nutzung unserer Dienste erklären Sie sich damit einverstanden, dass wir Cookies verwenden.
Weitere Informationen