Como interpretar mimica y lenguaje corporal de los bebes

 

Aunque los bebés al nacer dependan del cuidado de las personas de su alrededor, ya saben comunicarse de muchas maneras.  La naturaleza les ha proporcionado unos  dones que les permiten comunicarse  sin un lenguaje y habla  concretos.

La mímica y el lenguaje corporal son lo que usan todos los bebés para comunicarse, independientemente de donde hayan nacido y a qué cultura pertenezcan.

 

Sus ojos grandes redondos tienen efecto sobre los adultos que se fijan mucho en ellos y automáticamente están motivados para darle atención y cariño al bebé.

Durante el día el bebé pasa por varias fases de actividad y descanso, durante las que sus reacciones y estados de ánimo son señales.

Cuando el bebé está contento, hace pequeños ruidos y sonidos, mira a su alrededor atentamente y se pone a jugar con todo lo que puede alcanzar, ya sean partes del cuerpo, el pelo, la nariz u orejas de alguien que se asome.  Los ojos muy abiertos significan que está interesado en cualquier estímulo de su alrededor.

Si el bebé estira los brazos hacia una persona que está con él, esto quiere decir que desea  que le entretengan.

En cambio, cuando  cierra los puños y los ojos, el bebé ya no está a gusto y algo le está agobiando.  También puede arrugar la pequeña nariz, similar a lo que hacen los adultos.

Los ojos abiertos al máximo son señal de que el bebé está asombrado y quizás sube las cejas para subrayar el efecto.

Si se empieza a cansar de la atención recibida, el bebé mueve la cabeza a un lado en cuanto se le pone alguna cosa en su campo de visión.  No quiere ver más estímulos y aparta los ojos.  Si no se detecta esta señal, puede que el bebé en poco tiempo empiece a llorar si se sigue intentando  entretenerle.

Cuando la mirada del bebé está sin enfocar, normalmente se trata de una fase de descanso activo, cuando necesita una pequeña pausa, pero sin caer dormido.  La mirada va al vacío durante algún tiempo también cuando el bebé está a punto de dormirse.  En ambos casos conviene no molestarle.

Cuando el bebé se mete los dedos o el puño entero en la boca, también puede que se moje los labios con la lengua, quiere decir que tiene hambre.  Hace falta estar muy atento a estas señales, porque el bebé requiere comida rápidamente, si no, lo más seguro es que empieza a llorar.

La mímica no solamente se usa para comunicarse, sino también para practicar.  Los bebés imitan lo que ven en las demás caras y se ponen a copiar y a practicar con mucho gusto.

Es muy divertido ver al bebé copiar la mímica, sacar la lengua y demás en respuesta a lo que hace el adulto.

Al principio, cuando la mímica no es muy variada, varias señales pueden indicar estados de ánimo similares, como por ejemplo sueño, demasiados estímulos, aburrimiento, asombro y miedo.

Muchos padres están muy preocupados antes de que nazca su bebé pensando que no sabrán interpretar su lenguaje sin palabras, y quieren hacer las cosas bien en cada momento.

Aunque es lógico que entenderse bien viene con el tiempo, se puede tranquilizar a aquellos padres que tengan dudas, porque todos van a superar las primeras dificultades.  El bebé sí sabe comunicarse durante la mayoría de las situaciones y en caso de fallar una de sus señales, pronto sabrán en que se han equivocado.  Esto es así y también los padres aprenderán rápidamente.

Cookies erleichtern die Bereitstellung unserer Dienste. Mit der Nutzung unserer Dienste erklären Sie sich damit einverstanden, dass wir Cookies verwenden.
Weitere Informationen